GAZPACHO DE ALBAHACA

El gazpacho es una comida típica de verano para mi, de estos veranos, claro, no de cuando era niña que los veranos del norte eran más lluviosos y fríos, y el gazpacho solo se comía cuando se viajaba al sur. Pero de todo se aprende y esta sopa fría ha pasado a formar parte de mi recetario de verano con una buena acogida familiar.

  

Ayer domingo salió un día de esos de mucho calor, así que era el día indicado para este plato, pero quise darle un toque diferente. El otro día en la televisión (ni idea de programa, día, ni hora, la tele estaba encendida y yo lo oí medio de refilón) le estaban entrevistando a un cocinero andaluz y estaba comentando que ellos hacen muchas clases de gazpachos pero el que está ahora de moda es el gazpacho de albahaca.

Ni corta ni perezosa y teniendo albahaca en la huerta (sino, se puede comprar en el super) me dije, ¿porque no lo intento?
Como le iba a poner albahaca pensé en los ingredientes del gazpacho y deseché el ajo, porque creí que iba a matarle un poco el sabor a la albahaca, y también quité el pepino por la misma razón. Así que me quedé con el tomate, el pimiento verde, la cebolleta y un buen manojo de albahaca.

El resultado fue impresionante: me encantó el aroma que desprendía, pura albahaca, pero luego en boca, que pensé que iba a ser muy fuerte (por el aroma) fue una experiencia fresca, suave y muy rica, aunque un pelín fuerte de vinagre, tal vez la próxima vez le ponga un poco menos o un vinagre más suave. De lo que estoy segura es de que lo repetiré y de que se merece un sitio aquí: es rápido, barato, y muy rico.
INGREDIENTES
1 k de tomates muy maduros (aunque ahora es época y se encuentran bien, en caso de no, comprar una lata de tomate de pera entero pelado)
1 pimiento verde
1 cebolleta
1 buen ramo de albahaca fresca (si no tienes y no encuentras fresca en el supermercado, venden unos tubos tipo pasta de dientes con albahaca, y otras hierbas aromáticas, concentradas, eso te servirá)
50 ml de aceite de oliva virgen extra
un chorro de vinagre de jerez
y agua (unos 100 g) al gusto (depende de como queramos que quede si gordito o muy líquido), yo por mi parte como lo hago con la Thermomix en vez de ponerle agua le pongo hielos.
Sal y pimienta al gusto
MODO DE HACER
Yo lo hago siempre en la thermomix porque me resulta muy cómodo pero se puede hacer con cualquier batidora.
Poner todos los ingredientes en la batidora y batirlos a velocidad máxima.
la cantidad de aceite ni de vinagre es facultativa, vamos que cada uno la pone a su gusto, hay gente a la que le gusta con más y a otros con menos, aunque como orientación he puesto 50 ml de aceite y un buen chorro de vinagre (yo ayer le eché más y estaba rico aunque potente)
Y ya lo tenéis! se puede servir como el clásico con tropezones de pan, pimiento verde y tomate concassé (en daditos) aunque yo suprimiría los de pepino.  O sin nada, en copa, que está muy, muy fino.

Truco: si quieres darle un toque diferente puedes echarle un puñado de piñones, como en el pesto!
Espero que os guste y que me dejéis vuestras impresiones, siempre me hace ilusión encontrarlas!

Con esta receta participo en el  Reto de Julio de Cocineros de Mundo en Google+ en el apartado de Salado http://cocinerosdelmundodegoogle.blogspot.com.es

Si te ha gustado la receta por favor vótala por favor  con un +1 en el enlace  https://plus.google.com/u/0/110807883459265538513/posts/iJLXJb1GSkz
Imprimir artículo

3 comentarios :

  1. Nunca lo habíamos tomado así, con albahaca, pero es una muy buena idea. Nosotras la solemos utilizar mucho en las ensaladas de tomate y le da un punto de sabor fantástico.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Lo probamos el otro dia y nos gusto mucho. Es muy fino y fresco, una alternativa para los menus del verano. Bsos, Dwa.

    ResponderEliminar
  3. Que rica propuesta. Me encanta la albahaca, siempre que tengo la pongo a casi todo.

    ResponderEliminar

Es un placer encontrarte y poder leerte. Tus comentarios me permiten saber que estás ahí y me animan a seguir. Gracias!